sábado, 10 de septiembre de 2016

Manchester City se lleva el clásico por un increíble triunfo

Lo gano el Manchester City 2-1 al Manchester United en un autentico partidazo de futbol. El primero se lo lleva Guardiola. El Manchester City sometió al Manchester United en el derbi, acogido en Old Trafford (1-dos), que contempló el nuevo frente a frente entre Pep Guardiola y Jose Mourinho, en la primera cita de los dos en la Premier League , inclinado meridianamente del lado del preparador de España.

Los citizens afianzaron su liderato en la competición inglesa, donde contabilizan por victorias sus partidos, 4, y rentabilizaron en especial el desempeño ofrecido en la primera parte, donde fueron meridianamente a un contrincante todavía por hacer. Cargado de grandes jugadores mas sin una determinación clara para imponer su juego.

El United, que encaró asimismo el choque invicto ya antes del parón por los partidos internacionales tras ganar al Hull, Southampton y Bournemouth, encajó su primer revés del curso. Subsistió hasta el final por su fe y su empuje, estimulados por las estrecheces de un marcador que mereció ser más extenso y por las indecisiones de su portero, el chileno Claudio Bravo.

Guardiola y Mourinho se mostraron fieles a sus principios. El balón fue esencialmente del conjunto visitante. Acaparado por el City al son impuesto por David Silva, el hombre que marcó el rumbo del partido.

En la mitad de un ritmo vibrante fue el Manchester City el que monopolizó la posesión mientras que su contrincante se sostuvo a la expectativa. Difuminado. Superado en el centro del campo. Marouanne Fellaini y Henrik Mkhitaryan padecían en demasía y Paul Pogba aparecía a veces. Fernandinho y Silva se multiplicaban mientras que Kevin De Bruyne, Raheem Sterling y Nolito hallaban soluciones de forma exitosa.

La resistencia de los reds duró una cuarta parte de hora. El City tomó ventaja en una acción elaborada. Un saque de puerta en corto de Bravo a Aleksandar Kolarov para ejecutar un envío largo que peinó el nigeriano Kelechi Iheanacho cara De Bruyne. El belga se abrió paso entre los centrales contrincantes y enfrentó a David De Gea, al que batió con una enorme definición.

No tuvo contestación el United ni tampoco Mourinho, que ordenó a alguno de sus suplentes a calentar en la banda. Entre ellos al de España Juan Mata, uno de los que perdieron su puesto con relación al partido precedente.

No solo hacía aguas en el centro del campo el United. La pasividad de su defensa quedó en patentiza en el segundo tanto. El balón rondaba en el área red de un lado para otro de forma ininteligible. De este modo, un disparo al palo de De Bruyne que David De Gea solo fue capaz de continuar con la mirada fue aprovechado por Iheancho que, incomprensiblemente solo, empujó el balón a la red.

Desaparejado, arrollado por su contrincante, el United se rencontró con el partido prácticamente involuntariamente. Merced a un fallo de su portero, el chileno Claudio Bravo, que apenas había debido intervenir. Ejecutó una mala salida el meta que fue inútil de agredir un balón aéreo sin dificultades y que acabó en las botas de Ibrahimovic, que solo debió tener un tanto de puntería para llevar la pelota en la portería.