martes, 21 de febrero de 2017

Bayer Leverkusen perdió 4-2 con Atlético de Madrid


Termina en Alemania, Atlético de Madrid fue superior y se quedó con el primer duelo (4-2) ante Bayer Leverkusen. ¿Adiós Chicharito? El Atlético de Madrid prácticamente cavó la tumba del Bayer Leverkusen en Champions League.

Hace un par de años fue Javier Hernández el verdugo de los Colchoneros, jugando para el Madrid, ahora es el cuadro español el que con un triunfo 4-2 en el BayArena casi eliminó al conjunto alemán.

El Leverkusen tendrá que ir al Vicente Calderón a ganar por tres de diferencia o por dos siempre y cuando sea del 5-3 en adelante; el 4-2 forzará el prórroga. Claro, suena fácil ante un equipo al que marcarle un gol cuesta sangre.

Esta vez el mexicano tuvo apenas un zurdazo flojo y un cabezazo desviado en el primer tiempo, aunque el complemento estuvo cerca del empate al 81' con un zurdazo en la que el zaguero Filipe Luis despejó el esférico en la línea. Su compañero Aleksandar Dragovic tuvo un desempeño de pesadilla al fallar en los tres goles.

Fue Saúl Ñíguez quien marcó el primero al 17', tras arrancar por izquierda y superar por piernas a Kevin Kampl y driblar a Dragovic antes de colocar el balón en el ángulo superior derecho, en una acción parecida a la de aquel inolvidable gol frente al Bayern Munich.

Para ese momento Antoine Griezmann ya había fallado un mano a mano y el zaguero Wendell estrelló el esférico en el travesaño en su intento por despejar.

El Atlético fue una máquina. Al 25', otra vez Dragovic se equivocó al rebanar la pelota y permitir la escapada de Gameiro, quien dribló a Omer Toprak antes de habilitar a Griezmann, para el segundo de la noche.

Al 34', Griezmann falló el tercero tras quedar solo frente a Bernd Leno, tras otro pase de Gameiro, el mejor de la noche, el más desequilibrante.

El Leverkusen descontó al 48' tras un gol de Karim Bellarabi, quien chocó la pelota luego de un centro de Benjamin Henrichs por derecha.

Al 57', el Atlético incrementó la ventaja tras un penal bien ejecutado por Gameiro, en una jugada que él mismo provocó al ser jalado por Dragovic, pero en una acción polémica porque aparentemente fue fuera del área.

El Leverkusen reaccionó al 68' con un autogol de Stefan Savic, en el que la culpa fue del portero Moyá que en lugar de quedarse con el esférico tras un centro, lo rebotó en su compañero.

Al 86', Fernando Torres liquidó al conjunto alemán, en una jugada en la que Toprak se resbaló y permitió el remate cómodo del español. Y todavía Ángel Correa al 92' falló la quinta anotación. Javier Hernández y el Leverkusen necesitan un milagro si quieren instalarse en Cuartos.