miércoles, 22 de febrero de 2017

Tigres igualó 1-1 ante Pumas


El chileno Eduardo Vargas se estrenó como goleador, pero Tigres empató 1-1 ante Pumas en la ida de los cuartos de final de la Concachampions.

Pese a usar toda su artillería, los Tigres no pudieron sacar ventaja de la localía y apenas empataron 1-1 con los Pumas en la ida de los Cuartos de Final de la Concachampions.

El equipo de Ricardo Ferretti ganaba con el estreno goleador del chileno Eduardo Vargas, pero se dejó empatar con un tanto de Matías Britos, que al ser como visitante para Pumas es de oro.

Con este resultado, los Tigres están obligados a ganar o empatar por dos goles ó más en el duelo de vuelta del próximo miércoles en La Capital.

André-Pierre Gignac tuvo la primera grande del juego apenas a los 7 minutos, cuando le quedó un rebote pleno dentro del área, pero voló su disparo.

Después la visita reaccionó y empleó al máximo a Aarón Fernández en dos ocasiones, una de Britos y otra de Alan Mendoza. Luego, Javier Cortés desperdició un disparo dentro del área sin marca, al patear desviado.

Pablo Barrera robó una pelota a la defensa de Tigres en la salida y escapó mano a mano con el portero, pero cruzó demasiado su tiro.

Tras esas llegadas de Pumas, a los 40 minutos llegó el estreno de Vargas, con un golazo en un disparo de larga distancia.

Aunque tres minutos después, el propio Vargas dejó ir el doblete, al entregarle el balón a un ya vencido portero capitalino, Alfredo Saldívar.

Ya en la segunda parte, a los 61' y con apenas unos segundos en la cancha, Nicolás Castillo mandó un centro a Britos, quien sin marca cabeceó al fondo de la red para empatar el marcador.

Buscando romper el empate, Ferretti mandó a la cancha a Lucas Zelarayán por Luis Advíncula y unos minutos después ingresaron Luis Quiñones por Damián Álvarez e Ismael Sosa por Jorge Torres Nilo.

Los cambios estuvieron a punto de funcionar, cuando al minuto 73', a Sosa le quedó un rebote dentro del área, pero voló su zurdazo.

Más tarde Castillo dio otro susto a Tigres y estrelló un remate en el poste. Y en el último minuto, la zaga visitante despejó un balón de su propia línea de gol, tras un gran desborde de Quiñones y un rebote en Darío Verón que por nada era autogol.

A Tigres no le queda más que jugarse el todo por el todo el próximo miércoles, de visita en el Estadio Olímpico Universitario.